lunes, 22 de julio de 2013

Una Triste mañana, como todas

Como una fría puñalada, se rompe la paz y el silencio, la perturbación molesta,monótona y fuerte retumba por la habitación. Edgar aturdido se estira para apagar el aparato endemoniado que cada mañana le grita Es TARDE. Como todas ellas, gira su mirada aterrado en busca de su amada, en silencio, su corazón agitado la ve respirar y se alegra, un beso en la frente y se para a bañar, el trabajo espera.
Ana sonríe ante el beso y siente su vida  alejándose  hacia el baño. Hoy Ana no se siente nada bien, esta somnolienta, cansada, y débil. Se gira para poder dormir de nuevo, y una conocida punzada  lastima su estomago, respira e intenta ignorar la situación, que no es nueva para ella, pero si la ha hecho pasar horas de vela.

A lo lejos entre sueños escucha la reja, Edgar se ha ido sin desayunar, una fría decepción la envuelve, junto con un odio consigo misma, al saber que pasara horas de ayuno por ella quedarse esa mañana en cama. Suspira y se cae en un sueño profundo.

En este todo es oscuro, escucha a su amado llamarla a lo lejos, -ANAAAAA-cada grito es mas desesperado  -NO AMOR NOOO- ella aterrada le contesta y lo busca en la oscuridad, pero no puede moverse. Escucha  sus gritos, su dolor, y ella en agonía no puede encontrarse con el. -ANA- esta vez los gritos se vuelven un susurro al otro lado de la oscuridad que los separa-LO PROMETISTE AMOR, LO PROMETISTE- . ¿Que, que pasa?, Ana se agita y se mueve dentro de su prisión de oscuridad pero no consigue nada, -ADIOS MI AMOR, ADIOS PARA SIEMPRE- Un rayo de luz la deslumbra  la prisión se abre y en la grieta de luz que se hace mas grande ve el rostro de Edgar, embriagado en sufrimiento, se acerca y la besa como cada mañana, pero ¿el beso? Ana, ya no siente nada… Una lagrima de Edgar cae sobre sus labios pero ella  no siente la humedad, desesperada no puede moverse, aterrada mira  a su amado, y se logra ver en su vacía  mirada,  no puede ser, se queda impactada, en sus ojo s ve su reflejo, ahí esta ella, tan blanca, tan hermosa, tan delgada, tan PERFECTA, tan muerta…

Ana despierta bañada en sudor, aterrada y agitada, sujeta sus rodillas y llora amargamente por horas.

Después de la terrible pesadilla, se levanta, como cada mañana camina evitando el espejo, llega al baño y ahí esta, su mas vieja enemiga aquella que la lleva  a su perdición, aquella que hace que su pesadilla se vuelva real, aquella que les negó el precioso hijo que nunca tuvieron. Aquella maldita bascula. Hoy no  es tan dura, quizá por compasión marca 100g menos que ayer, Ana sonríe con tristeza. Una tristeza  que perduro  cuando vio una nota en la mesilla de la cocina "te amo, por favor cuídate mi Reyna," puff, ¿Reyna? Como puede decirlo... junto a la nota un vaso de jugo de naranja, una manzana y unos huevos revueltos cocinados con amor que la esperan. Ana tuerce la boca , toma el jugo  y se va directo a la elíptica, que hoy parece ser mas pesada.


2 comentarios:

  1. me encanto es hermosa la historia :D estoy muy feliz de que casi todos regresen :D animoo lady :D

    ResponderEliminar
  2. Gracias nena me da mucho gusto saber de ti. Saludos

    ResponderEliminar